Glossario



Actas de la apelación: Las actas de la apelación constan de 1) todos los documentos de un caso que se han radicado ante el Actuario del Tribunal Superior, 2) todos los elementos de prueba admitidos por el juez del Tribunal Superior, y 3) todas las transcripciones de los procesos de ese caso. Las partes en una apelación deberán tomar medidas para asegurarse de que todas las transcripciones necesarias de los procesos que se llevaron a cabo en el Tribunal Superior sean incluidas en las actas de la apelación.
Afidávit: Este es un documento firmado por un individuo quién declara bajo juramento que los hechos o la conducta descritos en el afidávit son veraces. Debajo de la firma de la persona que firma el afidávit aparece una declaración de un notario público indicando que la persona que firmó el afidávit presentó prueba de su identidad.
Apelación: Una apelación comienza cuando se presenta puntualmente un “Aviso de apelación” ante el Actuario del Tribunal Superior donde se asentó el fallo final. Las apelaciones de la mayoría de casos civiles se hacen del Tribunal Superior al Tribunal de Apelaciones. Se le puede solicitar al Tribunal Supremo de Arizona que revise las decisiones finales del Tribunal de Apelaciones. El Tribunal Supremo de Arizona tiene la facultad para aceptar o rechazar la revisión de las decisiones finales del Tribunal de Apelaciones.
Apelado:
La parte que se opone a la apelación.
Apelante:
La parte que interpone una apelación. El Apelante le solicita al Tribunal de Apelaciones que revise un fallo final al presentar puntualmente el “Aviso de apelación” ante el Actuario del Tribunal Superior.
Argumento oral:
El argumento oral es una oportunidad para que el apelado y el apelante comparezcan en persona a una hora fijada por el Tribunal de Apelaciones para tratar los asuntos y los argumentos presentados en los escritos a los jueces del Tribunal de Apelaciones. Dichos jueces decidirán si ratificarán o revocarán el fallo del Tribunal Superior (véase el Formulario 21).
Asentamiento del fallo:
Esta es la fecha cuando se radica el fallo final ante el Actuario del Tribunal Superior. Una vez que se haya radicado el fallo final ante el Actuario del Tribunal Superior, se sella con una fecha de asentamiento. Esta fecha de asentamiento podría ser distinta a la fecha en la cual el fallo fue firmado por el juez del Tribunal Superior. Una parte tiene treinta (30) días a partir de la fecha del asentamiento del fallo para interponer un “Aviso de apelación” ante el Actuario del Tribunal Superior (véase el Formulario 3). Si el “Aviso de apelación” no se presenta dentro del plazo de treinta (30) días, el Tribunal de Apelaciones desestimará la apelación por radicar el aviso tarde.
Aviso de apelación:
Este es un documento que debe radicarse ante el Tribunal Superior a fin de apelar un fallo al Tribunal de Apelaciones. Dicho documento debe presentarse dentro de un plazo de treinta (30) días a partir del asentamiento del fallo por el Actuario del Tribunal Superior. Si “el Aviso de apelación” no se radica puntualmente, el Tribunal de Apelaciones tendrá que desestimar la apelación (véase el Formulario 3).
Aviso de contraapelación: El “Aviso de contraapelación” es un documento que debe radicarse ante el Actuario del Tribunal Superior si la parte que se opone a la apelación (el apelado) desea que el Tribunal de Apelaciones revise algún asunto en concreto que haya surgido del mismo fallo del Tribunal Superior. Este aviso ha de presentarse dentro de un plazo de veinte (20) días después de que se haya radicado el “Aviso de apelación” (véase el Formulario 4).
Caso civil: Normalmente, los casos civiles son litigios entre personas, o corporaciones, por una indemnización monetaria, medidas cautelares, o reparación por sentencia declarativa. Entre los casos civiles también se encuentran los que tienen que ver con derecho tributario y derecho familiar.
Certificado de cumplimiento: Una página que debe anexarse al final del “Escrito inicial”, el “Escrito de contestación”, y cualquier “Escrito de contraapelación” o “Escrito de respuesta” (véase el Formulario 17). El “Certificado de cumplimiento” le deja saber al Tribunal de Apelaciones que el escrito no excede el límite de palabras o páginas establecido por los Reglamentos del proceso de apelación civil de Arizona.
Contraapelación: Tras haberse radicado puntualmente un “Aviso de apelación”, la parte que se opone a la apelación (el apelado), puede solicitarle al Tribunal de Apelaciones una revisión de un asunto en concreto que surja del mismo fallo del Tribunal Superior al interponer puntualmente un “Aviso de contraapelación” ante el Actuario del Tribunal Superior. Normalmente se interpone una contraapelación cuando el apelado alega que el fallo del Tribunal Superior no concedió toda la reparación solicitada, como por ejemplo, si le deniegan una petición de adjudicación de los honorarios de abogados (véase el Formulario 4).
Declaración de costos: Este es un documento que la parte vencedora en la apelación puede radicar a fin de recuperar de la parte que no prevaleció los gastos incurridos durante la preparación de la apelación (véase el Formulario 22).
Declaración del manejo del caso: Este es un documento que el apelante o contraapelante deberán radicar para casos en condados en los que las apelaciones son vistas por la Primera División. Estos condados son Maricopa, Yuma, La Paz, Mohave, Coconino, Yavapai, Navajo, y Apache (véase el Formulario 8).
Demandado: En casos de derecho de familia, la parte en contra de quien se entabla una demanda se llama demandado.
Epígrafe: El epígrafe es parte de cualquier documento que se radica ante el Tribunal de Apelaciones o el Tribunal Supremo de Arizona. En el epígrafe figuran: 1) el nombre del tribunal ante el cual se ha presentado el documento; 2) El nombre del demandante y el demandado (o el peticionario y el demandado en casos de derecho familiar) en un caso ante el Tribunal Superior; 3) el número de caso del Tribunal Superior; y 4) el número de caso asignado por el Tribunal de Apelaciones de Arizona o el Tribunal Supremo de Arizona.
Escrito: Un argumento por escrito que explica por qué un fallo del Tribunal Superior debería ser revocado o ratificado por el Tribunal de Apelaciones. El apelante radica el “Escrito inicial” ante el Actuario del Tribunal de Apelaciones. Luego, el apelado presenta un “Escrito de contestación”. Si el apelado ha presentado un “Aviso de contraapelación”, el apelado puede radicar un escrito combinado compuesto por el “Escrito de contestación” y el “Escrito inicial en contraapelación”. Después, el apelante puede radicar el “Escrito de respuesta”. Si el apelado ha presentado un “Escrito inicial en contraapelación”, el apelante puede radicar un escrito combinado compuesto por el “Escrito de respuesta” y el “Escrito de contestación en contraapelación”. De ser así, el apelado puede presentar un “Escrito de respuesta en contraapelación (véase el Formulario 16).
Escrito de contestación: Este es el documento presentado por la parte que se opone a la apelación (el apelado), en respuesta al “Escrito inicial” que presentó la parte que interpone la apelación (el apelante). El “Escrito de contestación” debería contener los argumentos que apoyan el fallo del tribunal de primera instancia y las remisiones a las transcripciones o elementos de prueba del juicio que apoyan tales argumentos (véase el Formulario 16).
Escrito de respuesta: Este es un documento opcional que el apelante o el contraapelante pueden radicar en respuesta al “Escrito de contestación” o el “Escrito de contestación en contraapelación”. El “Escrito de respuesta” debería responder a los argumentos del “Escrito de contestación” o el “Escrito de contestación en contraapelación” y no debería promover los mismos argumentos que se expusieron en el “Escrito inicial” o el “Escrito inicial en contraapelación”. El “Escrito de respuesta” debería referirse a las transcripciones del juicio o los elementos de prueba para demostrar que los hechos que apoyan el argumento pueden encontrarse en las actas (véase el Formulario 16).
Escrito inicial: El “Escrito inicial” es un documento que radica la parte interesada en interponer la apelación (el apelante). El “Escrito inicial” debería contener un historial procesal del caso (Declaración del caso), una “Declaración de los hechos importantes”, los “Asuntos presentados para revisión”, los Alegatos que apoyan la revocación del fallo del Tribunal Superior, una “Conclusión”, y un comprobante de que el “Escrito inicial” se presentó de manera puntual ante el Tribunal de Apelaciones, y de que se entregaron copias a la parte contraria ya sea a mano o por correo postal (véase el Formulario 16).
Fallo: Un fallo es un documento emitido por el Tribunal Superior indicando que la información contenida en dicho documento representa la resolución final del Tribunal Superior sobre los derechos y las obligaciones de las partes implicadas en el caso. El fallo puede ser un documento impreso titulado: “Fallo”, “Asentamiento en el Acta”, “Resolución judicial”, o “Decreto”. Para que el fallo pueda considerarse final, el juez deberá firmarlo a mano o de forma electrónica. Antes de poder radicar un “Aviso de apelación”, se requiere un fallo final del Tribunal Superior.
Fallo monetario: Un fallo monetario es un fallo firmado por un juez del Tribunal Superior que exige que una parte pague una cantidad determinada de dinero a otra parte.
Firma electrónica: Una firma electrónica es un símbolo electrónico, normalmente “/s/”, seguido por un nombre escrito a máquina. Un ejemplo de una firma electrónica sería: “/s/ Juan Nadie”. El símbolo /s/ significa que el individuo cuyo nombre escrito a máquina aparece a continuación desea que el nombre escrito a máquina se considere como una firma original. Una firma electrónica se adjunta a documentos impresos que se presentan ante el Actuario del Tribunal por una de las partes o por un juez del Tribunal Superior o del Tribunal de Apelaciones.
Garantía de suspensión: Esta es una garantía que el Tribunal Superior exige que pague el apelante si desea aplazar el pago de un fallo monetario hasta que se complete la apelación. Si se presenta una garantía de suspensión ante el Tribunal Superior, el apelado no puede cobrar el dinero concedido por el fallo final hasta que se complete la apelación. Si no se radica una garantía de suspensión, ni se inicia ningún proceso para fijar el monto de la garantía de suspensión, el apelado puede cobrar el fallo monetario mientras se espera la decisión del Tribunal de Apelaciones (véase el Formulario 14).
Índice del actuario: Un documento que el Actuario del Tribunal Superior les suministra a las partes, aproximadamente cuarenta (40) días después de que el apelante inicia la apelación de manera apropiada y puntual. Todos los documentos radicados ante el Tribunal Superior aparecen en el Índice de manera cronológica. Al referirse a estos documentos en los escritos presentados ante el Tribunal de Apelaciones, las partes deberían hacerlo indicando el número que corresponde al índice. 
Petición: Una petición es un documento que se radica ante el Tribunal Superior, el Tribunal de Apelaciones, o el Tribunal Supremo de Arizona solicitando que se conceda cierto recurso. Por ejemplo, una petición que se radica ante el Tribunal de Apelaciones para solicitar una extensión de tiempo para presentar el “Escrito inicial” (véase el Formulario 18).
Notificación procesal: La notificación procesal ocurre cuando una parte les entrega a las otras partes una copia de un documento legal. La notificación procesal puede efectuarse al entregar los documentos a mano (en persona) o por correo postal. Una parte también puede aceptar que se le notifiquen de los documentos de forma electrónica, o un tribunal pudiera ordenar que la notificación procesal se realice por vía electrónica. Todos los documentos radicados ante el Actuario del Tribunal Superior, el Actuario del Tribunal de Apelaciones, y el Actuario del Tribunal Supremo de Arizona deben entregarse a las otras partes de la apelación mediante notificación procesal. Si la otra parte está representada por un abogado, los documentos deben entregarse al abogado por notificación procesal. Por otro lado, si la otra parte no está representada por un abogado, los documentos deben enviársele mediante notificación procesal a su última dirección conocida.
Oficina del actuario: Cada tribunal de Arizona hay una oficina para el “actuario” de ese tribunal. El Actuario es un funcionario público encargado de archivar los documentos y mantener el acta de los procesos del tribunal. Hay un actuario para cada uno de los Tribunales Superiores de los quince (15) condados de Arizona. Hay un actuario para la Primera División y un actuario para Segunda División del Tribunal de Apelaciones. También hay un actuario para el Tribunal Supremo de Arizona.
Orden: Una orden es una directriz o un mandato escrito que emite un tribunal o un juez. Una orden del Tribunal Superior que resuelve el caso y está firmada por el juez y asentada por el actuario se llama un fallo final.
Parte: Una parte es una persona o entidad que interpone una demanda, o se defiende de ella. Algunos casos quizás involucren más de un demandante o demandado. Si en los Reglamentos del proceso de apelación civil se mencionan “todas las partes” o “cualquier parte”, se está refiriendo a 1) cada parte cuyo reclamo o defensa ha sido resuelto por el fallo en una apelación, o 2) las partes que aparecen en el epígrafe del caso del Tribunal de Apelaciones, después de que dicho tribunal le haya asignado un número al caso y se hayan designado las partes de la apelación. Hay reglamentos especiales que son aplicable a casos en los que más de una parte interpone una apelación del mismo fallo. Véanse, por ejemplo, los reglamentos 11(h) y 13(h) de los Reglamentos del proceso de apelación civil de Arizona, (ARCAP, por sus siglas en inglés).
Petición de revisión / Respuesta a la petición de revisión: Una “Petición de revisión” es un documento que se presenta ante el Actuario del Tribunal Supremo de Arizona cuando una parte desea que el Tribunal Supremo de Arizona revise una decisión del Tribunal de Apelaciones. La “Petición de revisión” debe radicarse ante el Actuario del Tribunal Supremo de Arizona dentro de un plazo de treinta (30) días a partir de la fecha en que el Tribunal de Apelaciones radica su decisión. Si la “Petición de revisión” se radica puntualmente, la parte contraria podrá presentar cualquier objeción utilizando un documento llamado “Respuesta a la petición de revisión”. Dicha respuesta tendrá que presentarse en un plazo de treinta (30) días a partir de la fecha en que la “Petición de revisión” se notificó, ya sea por entrega a mano o por notificación procesal electrónica, o treinta y cinco (35) días, si se entregó por correo postal. La “Respuesta a la petición de revisión” se radica ante el Actuario del Tribunal Supremo de Arizona. (Véanse los Formularios 23 y 24.)
Peticionario: En casos de derecho familiar, la parte que inicia una causa se llama el “peticionario” en vez de “demandante”.
Litigantes pro se o pro per: Estos son aquellas personas que se representan a sí mismas en un tribunal de justicia sin la ayuda de un abogado.
Pruebas Las pruebas consisten de la declaración de testigos, los documentos o artículos admitidos por el tribunal como elementos de prueba, y los hechos con los cuales las partes están de acuerdo. El Tribunal de Apelaciones y el Tribunal Supremo de Arizona solo examinarán las pruebas y los argumentos presentados ante el Tribunal Superior. Estos tribunales no aceptarán ni examinarán nuevas pruebas.
Radicar: “Radicar” o “Presentar” un documento significa entregarlo a la secretaría del tribunal donde el caso está pendiente. Dicho documento llegará entonces a formar parte de las actas del caso. Los documentos pueden radicarse ante el actuario del tribunal en persona, por correo postal, o por vía electrónica utilizando un sistema aprobado para la presentación electrónica de documentos. La oficina del actuario podría rechazar los documentos que no se conformen a las normas aplicables.
Radicar puntualmente: Cualquier documento que se radique ante el Tribunal Superior, el Tribunal de Apelaciones, o el Tribunal Supremo de Arizona deberá presentarse en o antes del día límite que se detalla en esta guía, o antes de cualquier otra fecha establecida por el Tribunal de Apelaciones o el Tribunal Supremo de Arizona mediante un aviso enviado a las partes.
Relator del tribunal: La persona que registra, de forma electrónica o estenográfica, todo lo que se dice durante los procesos del tribunal. Las partes de una apelación tienen que hacer los arreglos con el relator de su caso del Tribunal Superior para que todas las transcripciones necesarias se incluyan en las actas de la apelación. Si el caso se grabó en audio o en audio y video en el Tribunal Superior del condado de Maricopa, dichos arreglos se hacen con la Oficina de servicios electrónicos. Puede encontrar el nombre y la información de contacto del relator del tribunal en el expediente del caso del Tribunal Superior.
Tasa judicial por radicar una apelación: La tasa judicial es la cantidad de dinero que la ley exige que el apelante pague por tramitar una apelación o que el apelado pague para defenderse. El Tribunal de Apelaciones emitirá un “Aviso” por escrito en el que les informa a las partes implicadas del monto de la tasa judicial que se debe pagar. Esta tasa judicial deberá pagarse dentro del plazo de tiempo estipulado que aparece en el “Aviso”, a menos que se obtenga una prórroga o exención de tasas judiciales del Tribunal de Apelaciones (véase el Formulario 15).
Transcripciones: Estas son documentos preparados por el relator del tribunal o producidos a partir de una grabación electrónica. Dichos documentos contienen un registro exacto de lo que se dijo e hizo durante los procesos que se llevaron a cabo en el Tribunal Superior. Las partes en una apelación deberán asegurarse de que todas las transcripciones necesarias estén incluidas en las actas de la apelación.
Transcriptor autorizado: Tal y como se define en el reglamento 30, de los Reglamentos del Tribunal Supremo, un transcriptor autorizado es: a) un relator certificado; b) un individuo o una empresa de servicios de transcripción que tienen un contrato con un tribunal de Arizona; o c) un individuo empleado por un tribunal cuyo deber oficial incluye la preparación de transcripciones.
Tribunal de Apelaciones de Arizona, Primera División: La Primera División del Tribunal de Apelaciones de Arizona está ubicada en 1501 W. Washington, Phoenix, Arizona 85007. Puede ponerse en contacto con el Actuario del Tribunal llamando al (602) 452-6700. La Primera División se encarga de las apelaciones de los fallos asentados en los Tribunales Superiores de los condados de Maricopa, Yuma, La Paz, Mohave, Coconino, Yavapai, Navajo, y Apache.
Tribunal de Apelaciones de Arizona, Segunda División: La Segunda División del Tribunal de Apelaciones de Arizona está ubicada en 400 W. Congress, Tucson, Arizona 85701. Puede ponerse en contacto con el Actuario del Tribunal llamando al (520) 628-6954. La Segunda División se encarga de las apelaciones de los fallos asentados en los Tribunales Superiores de los condados de Pima, Pinal, Cochise, Santa Cruz, Greenlee, Graham, y Gila.
Tribunal Superior: Este es el tribunal de primera instancia que se encuentra en cada uno de los quince (15) condados de Arizona. Este es el tribunal donde se presentan inicialmente la mayoría de los casos civiles. Las apelaciones de las decisiones finales del Tribunal Superior se llevan ante el Tribunal de Apelaciones.
Tribunal Supremo de Arizona: Este es el tribunal de apelaciones más alto del estado de Arizona. El tribunal está ubicado en Phoenix y tiene la facultad discrecional para revisar las decisiones tomadas por la Primera División o la Segunda División del Tribunal de Apelaciones de Arizona.