Search 

Azcourts.gov

Arizona Judicial Branch

El proceso del juicio oral en materia penal

Se puede dividir el proceso del juicio oral en materia penal en varias fases. Esta página describe las fases desde los alegatos de apertura hasta la apelación.



Cuando el tribunal está preparado para que se celebre el juicio oral, las dos partes dan los alegatos de apertura. Cuando se trata de un caso en materia penal, el fiscal habla primero. Para empezar, el abogado da un resumen de los hechos que se van a presentar. El abogado de la contraparte puede hacer una presentación parecida o puede guardar los alegatos de apertura hasta más tarde en el juicio oral cuando empiezan los actos de la defensa. Los dos abogados pueden elegir no dar los alegatos de apertura.








Interrogatorio directo
El abogado fiscal empezará el juicio oral al convocar a los testigos y hacerles preguntas. Se llama interrogatorio directo.

En todos los juicios orales los testigos prestan juramento o afirman que lo que dicen en la sala es la verdad. Todas las pruebas del juicio oral, que incluyen el testimonio y las pruebas reales, tales como documentos, armas o prendas de ropa, deben ser admisibles de acuerdo con las Normas sobre las pruebas en Arizona antes de que se admitan y se las demuestren al jurado. El juez decidirá si la pruebas y el testimonio son admisibles de acuerdo con las normas.

En el juicio oral en materia penal, el abogado fiscal presenta las pruebas y el testimonio de los testigos para intentar demostrar que el acusado ha cometido el acto ilícito. El abogado del acusado puede presentar pruebas y testigos para demostrar que el acusado no ha cometido el delito o para crear una duda razonable en cuanto a la culpabilidad del acusado. Se le considera inocente al acusado de haber cometido el acto ilícito de que se le imputa hasta que se haya comprobado su culpabilidad.
Contrainterrogatorio
Cuando la parte acusadora ha terminado con el interrogatorio del testigo, se le permite al abogado de la defensa contrainterrogar al testigo sobre cualquier asunto pertinente.
Repreguntas
Después del contrainterrogatorio, el abogado que convocó originalmente al testigo podrá hacerle preguntas adicionales al testigo para aclarar algo a que se refirió en el contrainterrogatorio. Se trata de la repregunta. El juez le podrá permitir al abogado de la contraparte la oportunidad de hacer la segunda repregunta.

Cuando la parte acusadora ha convocado a todos sus testigos y ha terminado de presentar todas sus pruebas, dicha parte concluye su presentación de pruebas.
Sentencia absolutoria
En ese momento el abogado del acusado podrá pedirle al juez fallar a favor del acusado debido a que la parte acusadora no ha presentado pruebas suficientes para comprobar la culpabilidad del acusado. En un caso penal, esto se llama sentencia absolutoria.

Si el juez acepta que no existen pruebas suficientes para fallar en contra del acusado, el juez falla a favor del mismo y se cierra el juicio oral.
La defensa
Si no se solicita una sentencia absolutoria o si se deniega la solicitud, la parte defensora podrá presentar pruebas para los actos de la defensa. El abogado de la defensa suele esperar hasta este momento en el juicio oral para dar los alegatos de apertura.

La parte defensora puede elegir no presentar pruebas debido a que no tiene la obligación de hacerlo. Acuérdese, el acusado en el caso penal no está obligado a probar su inocencia. La parte acusadora tiene la obligación de probar la culpabilidad del acusado sin que quepa duda razonable.

Si la defensa sí practica pruebas y convoca a testigos, las mismas normas y procedimientos que rigen la presentación de pruebas de la parte acusadora proceden con la presentación de pruebas de la parte defensora.

Al final de los actos de la defensa, el fiscal podrá presentar información adicional para responder a las pruebas que ha ofrecido la defensa. Después, se le da otra oportunidad a la defensa presentar pruebas adicionales a favor del acusado.

Después de que las partes presenten sus pruebas, cada parte tiene la oportunidad de hacer alegatos finales, los cuales son parecidos a los alegatos de apertura. Les dan la oportunidad a los abogados de dirigirse al juez o al jurado por última vez. La parte acusadora/el fiscal habla primero y por lo general da un resumen de las pruebas que se han presentado mientras destaca las que más le benefician a la parte acusadora. Luego, habla el abogado del acusado. Normalmente el abogado de la defensa ofrece un resumen de los puntos más fuertes de los actos de la defensa y señala los errores en los actos de la parte acusadora. Después, tendrá el fiscal una última oportunidad de hablar.

Después de los alegatos finales en un juicio oral por jurado, el juez les lee a los jurados las instrucciones que explican la ley que procede en el caso. Los jurados tienen la obligación de seguir estas instrucciones a la hora de llegar a un veredicto.

El jurado entra a una sala especial de deliberaciones y elige un presidente del jurado. Los jurados deben tomar en consideración todas las pruebas, estudiar los hechos del caso y llegar a un veredicto. Cuando el jurado tome su decisión, se convoca de nuevo la sesión.  

El presidente del jurado le presenta al juez un veredicto por escrito y después, ya sea el juez o el secretario judicial lee el veredicto del jurado al tribunal. En ese momento el juez dicta la sentencia con base en el veredicto y se le libera al jurado de su responsabilidad.

Si se le halla no culpable al acusado en un caso penal, se le deja en libertad de inmediato. Si al acusado se le halla culpable, se fija fecha para la imposición de la pena.

Se señala una audiencia de la imposición de la pena para determinar cuál castigo recibirá el convicto. El juez oye testimonio de la parte acusadora y de la defensa sobre el castigo que cada parte opina que deberá recibir el convicto.

En Arizona, la legislatura ha establecido una escala de penas para diferentes actos ilícitos y el juez impondrá la pena dentro de la misma. Las opciones podrán incluir régimen a prueba, multas o privación de libertad o una combinación de dichos castigos. En ciertos casos, se podrá imponer la pena de muerte.

El convicto podrá apelar. En un caso donde se impone la pena de muerte, se interpone una apelación de forma automática en el Tribunal Supremo. En todos los otros casos penales, la apelación se interpone en el tribunal de apelación.